Daniel Estulin.- A lo largo de los tres días de la reunión de Bilderberg, los banqueros europeos, funcionarios del gobierno estadounidense y gestores financieros internacionales han tenido tensas discusiones a puerta cerrada en el conocimiento de que Alemania está extendiendo el crédito endeudando al resto de Europa.

Un alemán Bilderberger señaló que los recursos de Alemania son finitos, mientras que otro alemán declaró que “sería imposible en el enrarecido clima político y económico actual convencer a los votantes alemanes para apoyar a España, un país plagado por la corrupción y la ineficiencia.”

El mensaje clave de la reunión: contra viento y marea es imperativo preservar el funcionamiento del sistema bancario.

La Vicepresidenta de España (Soraya Sáenz de Santamaría), recibió una dosis de humildad cuando sacó el tema de la “responsabilidad” diciendo a sus poderosos colegas alemanes en Bilderberg que deberían emitir eurobonos para salvar el sistema. La respuesta fue más que elocuente: “piérdete niña,” es como los poderosos Bilderberg de la élite respondieron a las pretensiones sin fundamento “de Soraya”. Los eurobonos estarían garantizados por Alemania, pero los PIIGS (Cerdos en inglés por las iniciales de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) los gastarían en su mayor parte.

La conclusión no podría haber sido más terrible para el futuro inmediato de España. España va a ser sacrificada en el altar de las altas finanzas. “¿Por qué querríamos salvaros si España ha mentido sobre el alcance de sus problemas financieros?”, preguntó uno de los participantes alemanes a la vicepresidenta de España. “Vuestro sistema bancario no vale nada. ¿Tenéis acciones que puedan ser de interés para alguien?“, la respuesta fue un rotundo ”NO“.

Un funcionario del gobierno de EE.UU. afirmó que ”ha llegado el momento de pulsar el botón de alarma.“ La sensación de pánico fue creciendo a medida que avanzaba el fin de semana y las deliberaciones se volvieron más y más tensas. A diferencia de los ciudadanos españoles, Bilderberg tiene acceso a un conjunto de datos completos sobre la fuga de depósitos de dinero de España, que ellos creen que es el doble de los 66.200 millones de euros anunciados en marzo.”

“Marzo fue hace una eternidad en términos financieros”, señaló uno de los Bilderberg. Los duros números hablan por sí mismos. La deuda de las entidades financieras españolas es del 109% del Producto Interno Bruto, el doble de la de Francia o Alemania, y tres veces la de los Estados Unidos. Los préstamos impagables en el sector de la construcción son el 40% del PIB en términos reales, y no el 20% que el gobierno de Rajoy ha estado vendiendo al mundo.

Otro Bilderberg afirmó que “el problema de España es que el sector de la construcción es un gorila de 800 kg en una cacharrería”, tan grande como todo el sector manufacturero. Por el contrario, en Alemania, la construcción tiene el tamaño del 20% de la industria.

Otros en Bilderberg señalaron que hace un año, la proporción de la deuda del sector financiero en relación al Producto Interno Bruto se redujo de 8 billones de dólares de EE.UU. a $ 6.1 billones. Un billón de dólares de estas pérdidas se pueden atribuir a la quiebra de Lehman Brothers, la compra de JPMorgan Chase de Bear Stearns, y la fusión del Bank of America con Merrill Lynch.

En conclusión, el sistema bancario español, incluyendo la deuda de los hogares españoles, va a morir. Como dije y está registrado el 31 de mayo, el banco líder en España, Banco de Santander, tiene una deuda impagable de más de 800.000 millones de euros. Bilderberg obviamente lo sabe. La metástasis se ha extendido a todas las partes del sistema. Los Señores de las Sombras han hablado y se ha escrito el guión. Queda por ver cuánto tiempo pasará hasta que los actores interpreten sus papeles.

Hay una solución. España debe inmediatamente abandonar el euro y volver a ser una república estado-nación independiente.

 


Charles Albert Eric Goodhart es una de las pocas personas que conoce a fondo la naturaleza perversa del sistema monetario actual. Educado en la elitista Universidad de Harvard, fue profesor de la no menos elitista London School of Economics, la Universidad fabiana de Londres financiada por la dinastía de los Rockefeller. Por si fuera poco, fue miembro, durante tres años, del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra.
Nadie como este anciano economista, autor del libro “El Banco Central y el sistema financiero”, conoce las intenciones de la elite financiera. Pues bien, a sus 78 años Goodhart se ha soltado la melena y nos ha advertido del riesgo que corremos si consentimos la privatización del euro, que ya es una realidad.
Para Goodhart “el dinero es una forma de soberanía, y, como tal, no puede ser entendido sin referencia al Estado”. Esto lleva directamente a la sugerencia por algunos que el dinero es una convención social lo que, a su vez, lleva a la indicación de que el dinero moderno es una institución social y un bien público. Una vara de medir el precio de las cosas (bienes y servicios) para que estas puedan ser intercambiadas. Pero si los políticos a espaldas del pueblo, aprovechándose de su pasividad, de su falta de criterio, entregan a manos privadas (artículo 123 del Tratado de Lisboa, procedente del artículo 104 del Tratado de Maastricht proveniente de la ley francesa 73.7 de 1973) la creación del dinero, el dinero deja de ser una forma de soberanía y se convierte en una forma de dominación, en una deuda perpetua que no deja de crecer. Una deuda que convierte en pobres a los que crean riqueza y en ricos a los que no crean nada. El euro actual es dinero deuda, no es un bien público y es urgente que los pueblos de Europa comprendan la trascendencia de este hecho, y exijan a sus gobernantes, la restitución, la vuelta, el regreso al dinero soberano, al dinero como institución social, al dinero como bien público”.
Extracto del libro GOBIERNO MUNDIAL, de Esteban Cabal.